• Adriana Romero H.

Aparte del Guion de cine “Todo va a estar bien”

Actualizado: 13 oct 2021

EXT. CASA DE JEREMÍAS. PUERTA DE ENTRADA. NOCHE



Olguita estira su pequeña mano. Jeremías le da la suya por cortesía y la retira de inmediato

OLGUITA: Mi nombre es Olga Aldana, nueve años y soy la dueña de Góngora. Mis papás están en la casa descansando como debe ser, y yo estoy acá porque mi perro no aparece. Un taxi me espera para llevarme de vuelta a casa


Jeremías se asoma a la calle y un hombre en un taxi de los viejos, lo mira y le hace un gesto de "a sus órdenes"


JEREMÍAS
¿Y yo qué tengo que ver en eso?


OLGUITA
 En esta tarjeta está su nombre y si usted es psicólogo de perros, asumo que lo estaba tratando, ¿no?


JEREMÍAS 
Aquí estuvo, pero no puedo revelar nada de nuestra conversación. Mi profesión no me lo permite


OLGUITA 
Lo sé, me han llevado a psicólogos también, no de perros por supuesto, y a pesar de mis nueve años, supe de inmediato que no eran para mi.


JEREMÍAS
 Ya veo. Estoy seguro de que pronto lo va a encontrar


OLGUITA ¿A mi psicólogo?


JEREMÍAS
 No, a su perro, Góngora se llama, ¿no?


OLGUITA
¿Usted sabe a dónde fue? ¿Por qué ni siquiera se despidió? Solo dejó su cama llena de envoltorios de chocolate de los que le gustaban y el televisor prendido en Animal planet.


JEREMÍAS
No a la primero, y no tengo idea de lo segundo. Y el chocolate puede matar a un perro


OLGUITA
Lo se, pero él era...es diferente. Sospecho que usted fue la última persona que lo vio


JEREMÍAS
 Y se fue mejor de lo que llegó, se lo aseguro


Olguita lo mira fijamente como intentando obtener más información, y de pronto, una pequeña lágrima se escurre de uno de sus ojitos verdes sin que ella lo pueda evitar


OLGUITA
 ¿A dónde se fue? ¿Le pasó algo? ¿Lo tendrá alguien? Y justo hoy, en mi cumpleaños. En mi casa nadie se acordó de felicitarme, y en la universidad nadie me habla, les parezco un extraterrestre. Solo él se acordaba siempre, solo Góngora


Y entonces Olguita llora como si llevara conteniéndose por años. Su cara se pone roja e hinchada y su nariz se llena de mocos que ella ya no logra contener,. Jeremías entra con la niña y cierra la puerta.


INT. CASA JEREMÍAS REY. CORREDOR. NOCHE


Olguita llora y Jeremías la deja un momento mientras va a su consultorio y regresa con unos kleenex. La niña se suena y se limpia los ojitos


JEREMÍAS (V.O.) Siempre me han puesto incómodo las lágrimas de los hombres y los sollozos de las mujeres. Siempre me voy.
Pero frente a esta niña flaquita y llena de pecas, no pude hacerlo. Sentí que tenía que calmar a la persona, así fuera una niña de 9 años que ya iba a la universidad. Y entonces cometí el terrible error de...


Jeremías la abraza contra su propia voluntad, pero realmente no lo puede evitar


JEREMÍAS (CONT'D) No llore se lo ruego


Olguita sigue llorando y ahora tiene estertores con su respiración. Jeremías está a punto de derrumbarse pero se le ocurre algo


JEREMÍAS (CONT'D)
No llore, mire que yo también estoy cumpliendo años hoy


Olguita interrumpe su llanto y se siente un poco más aliviada. Sonríe.


OLGUITA
Feliz cumpleaños. Un 20 de mayo nacieron también Amelia Earhart, Balzac y Champagnat


JEREMÍAS
Ah...pues a todos feliz cumpleaños. ¿Mejor?


OLGUITA
Cuando lloro, nada me calma, trato de hacer operaciones matemáticas, de recordar el inventor de algún invento. Y nada. Pero usted lo logró. Pero ¿qué va a calmarme ahora que vuelva a mi casa a extrañar a mi Góngora?


JEREMÍAS 
Señorita Aldana, créame, todo va a estar bien





80 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

2022